Remedios caseros para uñas encarnadas


Podemos tratar una uña encarnada inicialmente nosotros mismos con una serie de remedios caseros para uñas encarnadas y naturales que deberíamos aplicar, recordemos, siempre tras consultar con un especialista para evitar un empeoramiento o posibles infecciones.

Podemos reconocer las uñas encarnadas o uñas enterradas cuando vemos que alguna de nuestras uñas, habitualmente la del dedo gordo del pie, se dobla hacia abajo incrustándose en nuestra piel y produciéndonos síntomas como inflamación, enrojecimiento o infección en algunos casos (provocada por bacterias que anidan en las fisuras alrededor de nuestra uña).

Se producen por diversos motivos, pero los más habituales son por utilizar zapatos inadecuados, por un mal cuidado y arreglo de las uñas, por factores genético-hereditarios (nacer ya con la predisposición a este problema) o por traumatismos (golpes).

(Recuerda tenemos más información en la página principal)

Cuidados en el hogar

Estos remedios caseros para uñas encarnadas deben llevarse a cabo siempre y cuando el estado de nuestra uña enterrada nos lo permita, no debiendo aplicarlos cuando aparece una infección y abscesos de pus. Así mismo, hay que tener especial cuidado en no realizar ningún tipo de tratamiento por nuestra cuenta si tenemos enfermedades como diabetes, una mala circulación sanguínea o patologías neurológicas del pie.

El tratamiento más empleado y sencillo para aplicar en casa es el que presentamos a continuación:

Remedios caseros para uñas encarnadas• De dos a tres veces al día, meteremos nuestros pies en un barreño o recipiente con agua tibia (el agua demasiado caliente puede ser contraproducente) durante unos 15-20 minutos, con el objetivo de que nuestras uñas se ablanden, que el dolor disminuya y que prevengamos la aparición de infecciones.

• Daremos un masaje suave y sin presionar demasiado sobre la zona afectada, para así reducir un poco nuestra hinchazón.

corta-uñas para uñas encarnadas• Secaremos con cuidado nuestros pies con una toalla limpia y sólo si es necesario, procederemos a recortar nuestra uña. Lo haremos empleando un corta-uñas bien limpio y desinfectado (podemos hervirlo en agua durante unos tres minutos) y la cortaremos de forma recta, sin redondear las esquinas y sin recortar éstas demasiado. Hay que evitar recortar la zona que tenemos encarnada, y por supuesto no intentar levantarla o desencarnarla nosotros mismos.

Existe cierta controversia en cuanto a la colocación o no de una pequeña bola de algodón debajo de la uña. Algunos especialistas recomiendan su aplicación para que la uña se empuje hacia arriba y no termine clavándose, y otros profesionales no están de acuerdo con esta práctica por el riesgo de que las bacterias se alojen en el algodón y se produzca mayor riesgo de infección.
Si usted finalmente decide emplear algodón en sus cuidados caseros, se recomienda que éste sea empapado previamente en alcohol y se coloque con mucho cuidado debajo de la uña.

¿Qué productos podemos emplear para mejorar los efectos  de los remedios caseros para uñas encarnadas?

Baños antiinflamatorios para las uñas encarnadas

Para potenciar los efectos relajantes y anti-inflamatorios del baño de nuestros pies, se puede añadir en el agua donde los remojamos algún producto natural que contenga estas propiedades, como por ejemplo:

Aceite del árbol del te para tratar las uñas encarnadas• Aceite del árbol del té: se emplea por sus efectos anti-microbianos (combate tanto bacterias como hongos) y cicatrizantes. Es muy usado en el tratamiento del pie de atleta, y nos ayudará en nuestras uñas encarnadas por su potencial antiséptico. Para su aplicación debemos añadir de 3 a 5 gotas de este aceite en el agua donde vamos a remojar nuestros pies y seguir el procedimiento normal indicado. Sin embargo, si tenemos alguna herida abierta en el pie no se recomienda su uso (sobre todo sin diluir previamente en agua). En ningún caso debemos ingerir oralmente este aceite, ya que solo está indicado para su uso tópico.

Sales de Epsom para aliviar uñas encarnadas• Sales de Epsom: son un excelente remedio natural que ayuda a nuestro organismo en situaciones especificas, como la inflamación que sufrimos en la onicocriptosis. Estas sales están compuestas por sulfato de magnesio hidratado, el cual no puede ser absorbido por el estómago, pero sí por nuestra piel. Tiene magnificas propiedades anti-inflamatorias y relajantes. Para tratar las uñas enterradas disolveremos una cucharadita de estas sales por cada medio litro de agua y sumergiremos los pies en dicha disolución.

Tomillo para aliviar el dolor de las uñas encarnadas• Infusión de tomillo: todos sabemos que el tomillo es considerada en medicina una planta con múltiples y variados beneficios, ya que nos ayuda a combatir el dolor por sus propiedades contra la hinchazón y las infecciones. Es un remedio muy efectivo, por tanto, para emplearlo en nuestras uñas encarnadas. Para ello prepararemos una infusión de tomillo en las siguiente proporción: cada 250 ml de agua (un vaso) añadir dos cucharadas de tomillo. Debemos llevar el agua con el tomillo a ebullición durante unos cinco minutos y posteriormente la dejaremos reposar durante el mismo tiempo antes de bañar nuestros pies en ella.

Vinagre de manzana para las uñas encarnadas• Vinagre de manzana: este vinagre hecho a través de la fermentación natural de manzanas frescas y maduras, no solo podemos emplearlo en nuestra dieta diaria para depurar y revitalizar el organismo (es un potente digestivo), sino que por su capacidad antiséptica y des-inflamatoria se muestra como un remedio a tener en cuenta para paliar la hinchazón de nuestra uña encarnada. Añadiremos al agua donde remojamos la uña tres cucharadas soperas de este vinagre junto a un puñado de sal.

Todos estos productos son los más empleados y recomendados para añadir en el agua donde diariamente meteremos nuestros pies con el fin de que la uña enterrada vaya mejorando poco a poco en cuanto a inflamación y dolor. Se debe emplear aquel producto que más inocuo nos resulte para cada caso particular. Por ejemplo, no utilizaremos nada que nos pueda producir alergia o alguna reacción adversa.

De forma casera y por nuestra cuenta no solo podemos aplicar remedios caseros para uñas encarnadas como los anteriores, basados en el baño de nuestros pies añadiendo algún producto como el vinagre de manzana o las sales de Epsom, sino que también podemos encontrar otra serie de remedios naturales que nos ayudarán a reducir la inflamación de nuestras uñas enterradas.

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *